10 años sin Amy Winehouse: la trampa del amor romántico

“El amor es un juego perdido” es una de las frases que suenan entre ritmos de soul y blues en el álbum Back to Black, de Amy Winehouse.

Fue su último disco y el que la inmortalizó en la historia de la música, pero además es una entrada a lo más íntimo de su vida, pues narra episodios junto a quien llegó a ser su esposo, Blake Fielder.

Para nadie es un secreto que Amy murió de amor, pues las adicciones eran solo el síntoma y reflejo de la vorágine que representó para ella, de cómo se consumió por la relación tóxica y llena de violencia que tuvo.

“Ella se merecía un hombre mejor y decente, que de verdad la quisiera muchísimo”, afirmó Sam Shake, artista y amigo íntimo de la cantante inglesa.

¿Cómo puede el amor matar y hacer daño?

En su ensayo Amor romántico, amor confluente y amor líquido. Apuntes teóricos en torno a los sistemas sociales de comunicación afectiva, la doctora y académica Soraya Calvo plantea que “el amor romántico es un amor monógamo y heterocentrista centrado desde la creencia (y la vivencia) de un yo incompleto que busca en el otro o la otra la plenitud del ser, y que además vincula indisolublemente el romanticismo con la pasión y el erotismo”.

Amy y Blake se conocieron en 2004 en un bar en Londres. Él un adicto y ella con su carrera musical despegando. Se sintieron atraídos de manera inmediata, pero iniciaron su relación meses después, ya que ambos tenían pareja.

Amy Winehouse desata su pasión con su novio en plena calle

Sin embargo, posteriormente Blake regresó con su exnovia, lo que sumió a Amy en una profunda depresión. En 2007 regresaron, se casaron y fue ahí cuando la cantante cayó a un pozo sin fondo.

El mismo Blake Fielder relató en una entrevista cómo fue que él contribuyó a que Amy entrara al mundo de las adicciones.

Estábamos en un hotel al este de Londres, simplemente estábamos teniendo una de nuestras noches locas. Tenía un par de piedras de crack y unas cuantas bolsas de heroína para mí. Yo estaba fumando y preguntó ‘¿puedo probar un poco?’, y entonces le dije ‘sí, claro’”.

– Blake Fielder

Aunque Amy estaba en contra de la adicción a las sustancias, como lo afirmó en una entrevista su padre, Mitch Winehouse, ¿por qué ella decidió iniciar el consumo de éstas?  

En el amor romántico y patriarcal, las mujeres que queremos relacionarnos sexo-afectivamente con hombres, nos autoimponemos la misión de ser salvadoras y, de ser necesario, cómplices de lo que sea para estar con el hombre que promete querernos.

La doctora e investigadora académica, Coral Herrera, en su artículo No hay recompensa por sufrir por amor, explica el papel que jugamos las mujeres en las relaciones románticas. 

Te podría interesar | La vida sucede

Las mujeres somos educadas en la cultura del aguante, el sacrificio y la renuncia con la promesa de que en algún momento de sus vidas, serán recompensadas y obtendrán su premio. Si sufres y aguantas, si esperas con paciencia, si perseveras y eres leal, él se dará cuenta y caerá de rodillas ante ti, prometerá amarte para siempre, y podréis ser felices.

Es la trampa perfecta para que las mujeres cuidemos a hombres con problemas: nos seducen con la idea de que nuestro amor todo lo puede, y que con mucha paciencia y ternura lograremos cambiar al ogro y convertirlo en el Príncipe Azul”.

– Coral Herrera
Amy Winehouse y Blake Fielder: Una relación tóxica llena de excesos

La relación entre Amy y Blake se tornó cada vez más oscura, así lo confirmaron las fotografías tomadas por un medio local cuando salían de un hotel en Londres. Ambos con rasguños y heridas sangrantes.

Era una relación codependiente. Él dependía financieramente de ella, y ella emocionalmente de él. Incluso hubo noticias que confirmaron los rumores de que Blake le pedía 150 libras esterlinas a Amy a cambio de besarla.

Blake no se involucró por completo, sino que claramente veía por sus intereses. Y es que en este sistema las mujeres somos socializadas con la fuerte necesidad de ser amadas por un hombre, como lo menciona Coral Herrera en su artículo Pasos a seguir para someter a millones de mujeres con la droga del amor romántico.

Los cambios en el aspecto de Amy Winehouse a raíz de las adicciones y la inestabilidad en su relación de pareja eran cada vez más evidentes, como se ve en su último concierto, en Belgrado en el año 2011.

Back to black fue una de las canciones que más describió cómo se sintió Amy cuando Fielder la dejó por su exnovia, ello es muestra de que aún cuando era talentosa, famosa y con incontables virtudes, Blake prefirió en algún momento estar con otra mujer; no estaba tan perdidamente enamorado y entregado como Amy lo estaba.

A los niños les educan desde pequeños para que valoren mucho su autonomía y su libertad, y para que aprendan a defender su independencia”

Así lo señala Coral Herrra en ¿Por qué hay tantos hombres que tienen miedo a enamorarse?

Por su parte, la escritora Alma Karla Sandoval, en su libro Diatribas del amor romántico profundiza sobre el enamoramiento en los hombres.

En ciertos momentos de su existencia, algunos hombres han podido ser amantes apasionados, pero no hay ni uno solo que pudiera definírselo como un gran enamorado. En sus más violentos arrebatos, jamás abdican totalmente, aunque se hinquen de rodillas ante su amante lo que desean de nuevo es poseerla, anexionársela en el corazón de su existencia».

La mujer amada no es más que un valor entre otros; quieren integrarla a su existencia, no sepultar en ella su existencia. Para la mujer, por el contrario, el amor es una dimisión total frente a un amo”.

– Alma Karla Sandoval

Lo más triste de la historia de Amy, fue que aún siendo una figura titánica, no se bastó así misma para amarse y seguir viva.

Replanteando el amor romántico

Hoy a diez años ya sin esta magnífica cantante, podríamos replantearnos preguntas sobre el amor romántico, sobre todo las mujeres. Debemos deconstruir y cuestionar todo lo que hemos aprendido y normalizado al respecto.

Es importante que descentralicemos nuestros ideales de felicidad del amor de pareja, pues ha sido una droga la idea de que la plenitud viene con la llegada de una persona, por lo tanto debemos trabajar en proveernos felicidad nosotras mismas de muchas maneras como sea posible, alejarnos de lo que nos hace daño y de quienes no ejercen la famosa responsabilidad afectiva.

Por otra parte, cuando se trata de relacionarnos sexual y afectivamente con hombres, Coral Herrera nos regala algunas sugerencias en su artículo Cómo cuidarte cuando estás enamorada: la salud emocional y el amor romántico.

Primero Yo y mi bienestar. Luego mi gente querida y mi red de afectos. Y por último, el romance, que sólo puede darse cuando yo estoy bien y tengo mucho amor en mi vida: sólo así podré tener una relación sana, igualitaria, basada en el placer, la ternura, y la alegría de vivir”.

Coral Herrera

 En cuanto a los hombres, podrían cuestionarse si es correcto cómo es que se relacionan con ellas, y si de verdad ven en una mujer a una compañera con quien pueden disfrutar del amor y el sexo de manera sana, respetuosa y responsable.

Amy Winehouse | Autor: Lucky Mirr

También ve | Amor desechable

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *