#LaIlustraciónSEPaga: ¿Cómo convertir una convocatoria en una AntiConvocatoria?

Ilustración de Franciszco

Este año la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) planean rediseñar los libros de educación Primaria, desde los contenidos hasta su imagen. Para ello lanzaron una convocatoria a artistas visuales, pero sin paga. Así fue como respondieron en redes sociales: #LaIlustraciónSEPaga.

La invitación, publicada el 22 de marzo, está dirigida a artesanos, ilustradores, diseñadores gráficos, escultores, fotógrafos, grafiteros, artistas urbanos, pintores, infógrafos, cartógrafos, dibujantes y escenógrafos mexicanos o extranjeros con cinco años de residencia en el país. El objetivo: 

Desarrollar la imagen para los Libros de Texto Gratuitos (LTG) de Educación Primaria, que genere el acompañamiento gráfico de los aprendizajes y actividades en todos sus contenidos…”

Piden a las/os participantes enviar dos muestras (imágenes) de su trabajo, y en caso de ser seleccionadas/os recibirán un curso de capacitación “para ahondar en la estructura, criterios y requerimientos técnicos para la conformación del libro de texto”. Para la recepción de trabajos la SEP habilitó una plataforma, con cierre de registro el 4 de abril a las 15:00 horas. 

El premio… un pulgar arriba y una palmada al hombro

El problema surge en el apartado del reconocimiento recibido en caso de ser seleccionada/o, pues el trabajo no será remunerado:

Cada participante recibirá únicamente una constancia por sus materiales visuales, con valor curricular, por parte de la Dirección General de Materiales Educativos, así como un ejemplar del libro en el que aparezca su ilustración y su crédito”.

Creadoras/es y público en general se manifestaron a través de redes sociales, señalando la precarización del trabajo por parte de una dependencia de Gobierno. La Asociación Mexicana de Ilustradores (AMDI) fijó su posicionamiento, denunciaron la precarización del trabajo por parte del Estado, “no reconoce el valor de las y los profesionales de la ilustración”.

La AMDI se pronuncia “en contra del desmantelamiento sistemático de la cultura y las convocatorias patriarcales que ofrecen un pulgar arriba y una palmada al hombro”. Invitan a las instancias gubernamentales a tomar en cuenta las demandas de artistas y agregar a las convocatorias puntos fundamentales como: firma de contratos, condiciones de pagos justos, criterios de selección y cesión de derechos patrimoniales. 

La #AntiConvocatoria

Otra forma de manifestación fue el hashtag #LaIlustraciónSEPaga, donde artistas visuales compartieron ilustraciones en contra de la SEP. Más tarde surgió un colectivo en Facebook llamado “Resistencia para la remuneración del trabajo artístico en México”, el cual creó la #AntiConvocatoria:

Aunque está el llamado de simplemente no participar para no regalar tu trabajo, a nosotras nos parece más chido saturar el buzón de la convocatoria con los dibujos de paint más pedorros jamás vistos…”

#LaIlustraciónSEPaga
Ilustración | @lulu.marqzv

¿Cuál es la respuesta de la SEP?

Marx Arriaga, director general de Materiales Educativos de la SEP, afirmó en una capacitación disponible en Youtube que “deben sentirse emocionados” por tener la “gran oportunidad” de intervenir en los libros de texto. Además de negar descalificar los reclamos de artistas visuales: “las quejas de hoy no tienen sentido porque no se está precarizando algo que prácticamente no existía”.

Justifica la falta de remuneración económica por los tiempos electorales en el país, «el cual impide llevar a cabo un proceso que implique pago en efectivo sin que esto se preste a malos entendidos».

Cabe destacar que Marx se viralizó en días recientes por un video prepandémico, en el que en un acto oficial en una escuela mandó a las mujeres a leer a las bibliotecas para “emanciparse de sus opresores y modificar el sistema machista que las rodea”.

Por lo pronto la convocatoria sigue en pie y está a tres días de cerrar, la dependencia federal no ha hecho ningún cambio ni declaración a través de sus canales oficiales. 

La solución vino una vez más desde las redes sociales, donde convirtieron una convocatoria en #AntiConvocatoria, una resistencia desde el arte.

También lee | ¿Qué vamos a hacer? Violencia sistémica y revictimización

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *