Sobre los sueños que escapamos

Sobre los sueños que escapamos se dice mucho y se entiende nada.

Las últimas noches se han llenado de incidentes extraños que la mantienen pendiente, mientras sus ojos continúan en aparentes descansos nocturnos.

Persecuciones sin sentido, locaciones ajenas y olvidadas de la realidad. El cuestionamiento sobre ellas hace que desatendiera las ocupaciones del día, todo gira alrededor de esos fugitivos sueños. Ella, posiblemente cautiva y salvadora a la vez.

Tal vez te interese | Con recuerdos de desamor

En esta historia todo se desmorona, nada tiene sentido y parece ser que el reencuentro con sus queridas heroínas se posterga infinitamente, siempre que llega el momento de escapar del desconocido e inminente peligro, algo no la deja ser y continúa retrocediendo.

Ella, llora sin derramar alguna lágrima, grita ¡auxilio! con la única mirada que le queda, una mirada de la que no está segura si es dueña o la ha arrebatado a alguien más.

En los sueños que escapamos las mujeres son indiferentes, ninguna anticipa el peligro, se mantienen presentes y bien plantadas en el papel que les corresponde, espectadoras, sin pizca de maldad y carentes de sentido.

No puede recibir ayuda, la batalla que libra es invisible para las demás, su combatiente enemigo está oculto y sólo es representado por una pesada sombra que la acecha desde lo alto.

Corre desesperadamente, esperando encontrar quien comparta su bondad, dobla en la esquina de una calle y la realidad se desmorona, la vista se nubla y la aleja de lo que busca, se siente perdida, perdida en lugares comunes.

Vuelve a doblar en la misma esquina de la calle y ve a su madre, amigas y hermanas. Llora y no puede acercarse, hoy tampoco lo logrará.

¿De quién escapamos en sueños y por qué no pueden salvarnos?

Tal vez te interese | Azul

¡Sigue a Lucky Mirr en redes!

¡Lee más de Luba!

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *